fbpx
Repercusión de la tasa de desempleo para los contratos bonificados

Repercusión de la tasa de desempleo para los contratos bonificados

¡Novedad importante!

 

El Real Decreto Ley 28/2018, de 28 de Diciembre, confirma la derogación de los contratos bonificados de la Ley 11/2013 y contrato emprendedores. Desde el 1 de enero de 2019 no se podrán hacer nuevas altas.

Así mismo, desde el 1 de enero sólo se podrán formalizar contratos de formación para jóvenes de hasta 24 años inclusive.

Los contratos que ya estuvieran vigentes antes de 2019 no se ven afectados por esta medida, y conservarán su bonificación, siempre que cumplan la normativa que lo regula (Ley 11/2013).

Te contamos todo sobre la nueva normativa aquí.

Ayer se publicaron los resultados de la Encuesta de Población Activa, fijando la tasa de desempleo por debajo del 15%. Como consecuencia, varios contratos, cuya normativa hace referencia a este porcentaje, se verían afectados. Os contamos cuál será la repercusión de la tasa de desempleo para los contratos bonificados y las recomendaciones que dan desde el Servicio Público de Empleo Estatal al respecto.

Contratos bonificados afectados por el descenso de la tasa de desempleo por debajo del 15%

La llegada por debajo del 15% supone cambios en la normativa de algunos contratos y la desaparición de algunas bonificaciones, os indicamos cuáles a continuación:

Contratos que tendrían alguna variación en su aplicación

Según establece la Disposición Transitoria Segunda del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores que se recoge en el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de Octubre, la edad máxima para formalizar los contratos de formación sería de hasta 25 años. Es decir, podrán realizarse como máximo con jóvenes de hasta 24 años.

Importante: este cambio no afectará a las prórrogas de los contratos de formación. La edad sólo es un requisito importante para los contratos iniciales, no se tiene en cuenta en las prórrogas.

Bonificaciones que desaparecen

Según la Disposición Transitoria Primera de la Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación del empleo, llegada la tasa de desempleo por debajo del 15%, desaparecerían las bonificaciones reguladas entre los artículos 9 y 13. A continuación os detallamos cuáles serían:

  • El contrato indefinido de apoyo emprendedores, regulado en artículo 4 de la Ley 3/2012, de 6 de julio, según la Disposición Transitoria Novena de dicha norma, no se podría formalizar.
  • Contrato a tiempo parcial con vinculación formativa. Esta reducción de las contingencias comunes de la cuota empresarial, regulada en el artículo 9, no podría aplicarse.
  • Contratación indefinida de un joven por microempresas y empresarios autónomos. Los beneficios en los seguros sociales de esta modalidad, recogidos en el artículo 10, tampoco podrán concertarse.
  • Incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven. Estos incentivos, creados por el artículo 11, desaparecerían también.
  • Primer empleo joven. Esta bonificación para incentivar la primera experiencia profesional (artículo 12) desde hoy no podría aplicarse en las altas de los contratos.
  • Incentivos a los contratos en prácticas. Hasta ahora, estos contratos se beneficiaban de una reducción del 50% cuando se realizaban con menores de 30 años. A partir de hoy, si formalizas estos contratos no se debería aplicar.

 

¿Qué indicaciones está dando el SEPE sobre estos contratos?

Imaginamos que vuestra preocupación es fundamentalmente sobre la fecha de aplicación máxima para poder dar de alta contratos con estos incentivos.

Nuestro centro ha contactado con la Dirección de los Servicios Públicos de Empleo Estatal y nos indican que, dada la gran repercusión que tiene este hecho para todas las bonificaciones que hemos comentado anteriormente, el asunto está siendo valorado por su Gabinete Jurídico.

Según respuesta por escrito de los técnicos del SEPE: «El Ministerio se pronunciará sobre el alcance de esta medida con cada una de las iniciativas afectadas» y, hasta la fecha, «lo único que se les ha comunicado de manera oficiosa es que no tienen intención de perjudicar ningún expediente que se haya presentado hasta la toma de la decisión final«.

Se prevé que haya un pronunciamiento oficial sobre las repercusiones de la llegada por debajo del 15% de la tasa de desempleo, y también sobre la situación en que quedarían dichos contratos, así como su fecha de fin de aplicación en las altas.

La situación es compleja, ya que la normativa establece que por debajo de ese porcentaje dejarían de aplicarse determinadas medidas, pero no concreta cuál va a ser el límite, es decir, desde qué fecha se hace efectivo el fin de esas bonificaciones.

Por tanto, por el momento no hay una fecha clara para dejar de aplicar estas bonificaciones.

Todas las medidas afectadas se dirigían a un colectivo con más de un 30% de tasa de desempleo

Analizando todas las medidas que pasarían a dejar de aplicarse, se ve una incoherencia con el panorama laboral real, ya que todas estarían dirigidas a jóvenes menores de 30 años, cuya tasa de desempleo en la EPA, es superior al 30%.

Recordamos además, que el Gobierno tiene como buque insignia el Sistema de Garantía Juvenil, dirigido a este colectivo, cuyas pretensión es reducir la tasa de desempleo por debajo del 20%, y a día de hoy, está muy lejos de conseguirse.

Cabe destacar que, según los datos de la EPA del último trimestre, en algunos márgenes de edad de los jóvenes, la tasa de desempleo llegaría incluso hasta el 45,43%.

En cuanto al contrato para la formación y el aprendizaje, creemos que se trata de una medida que afectaría a la integración de este modalidad dentro de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven de Garantía Juvenil del Gobierno. No tiene mucho sentido que se amplíe la edad de los jóvenes en Garantía Juvenil hasta los 30 años, y ahora, el colectivo de entre 25 y 29 no pueda beneficiarse de estas acciones.

Por nuestra parte, seguimos en contacto directo con el Servicio Público de Empleo Estatal, para informaros de cualquier novedad al respecto a través de nuestro blog y redes sociales.

Queremos ayudaros en este cambio, ponemos a vuestra disposición nuestra agencia de colocación Contrato10, que realizará los servicios de selección de personal de forma gratuita para vuestros contratos de formación, dentro de nuestro Programa para el Fomento del Empleo Joven.

Para cualquier duda, estaremos encantados de atenderos en el teléfono 958 806 760.

 

Más artículos que también pueden interesarte:

Motivos por los que podrías recibir una carta de Inspección en estos días

Estos son los cursos bonificados más solicitados por las empresas en 2018

Ya es obligatorio comunicar el convenio colectivo en las altas del trabajador

Si eres autónomo, debes cumplir  esta obligación antes del 1 de Octubre

Claves de la nueva campaña de Inspección tras el Plan Director por un trabajo digno

Cómo solicitar las nuevas ayudas para contratos de formación de Garantía Juvenil

Sanciones de 3000 euros por no hacer el alta previa de los autónomos.

 

Diferencias entre el contrato de formación y el de prácticas

Diferencias entre el contrato de formación y el de prácticas

Hoy veremos cuáles son las diferencias entre el contrato de formación y el de prácticas. Como ambos son contratos formativos, suele haber confusión en su utilización. A continuación os mostramos la comparativa actualizada, según la normativa vigente en 2019, de sus características:

 

Diferencias fundamentales entre un contrato de formación y aprendizaje y el contrato en prácticas

 

Requisitos del trabajador:

  • Contrato de prácticas:

El contrato en prácticas está destinado a titulados universitarios, técnicos superiores o de grado medio de FP, o personas que hayan obtenido un Certificado de Profesionalidad. Y se realizará para una ocupación directamente relacionada con su formación. De esta forma, en su puesto de trabajo, podrá obtener la práctica profesional necesaria para complementar su formación.

El contrato tendrá que celebrarse en los 5 años posteriores a la finalización de dichos estudios, 7 años en caso de trabajadores con una discapacidad reconocida igual o superior al 33%. Este requisito no se exigirá para los jóvenes menores de 30 años.

  • Contrato de formación:

En cambio, los trabajadores que realicen el contrato de formación y aprendizaje no podrán disponer de formación oficial relacionada con el puesto, ya que el fin de este contrato es proporcionársela. Por ello, está dirigido a jóvenes que carezcan de los estudios para desempeñar esa profesión. Estos se formarán de manera teórica y práctica para ejercerla.

En el caso que el trabajador haya realizado formación oficial, pero no tenga nada que ver con el puesto, también podría realizarse el contrato de formación, porque va a formarse en una ocupación para la que no cuenta con estudios previos.

Además de este requisito, hay que destacar que el contrato de formación solo se puede formalizar con jóvenes entre 16 y 25 años (si es un trabajador con una discapacidad reconocida no se aplicará límite de edad), mientras que el contrato de prácticas también puede realizarse con personas que tengan una edad superior, siempre que cumpla el perfil para esa modalidad.

 

Duración del contrato:

  • Contrato de prácticas:

El contrato en prácticas tendrá una duración mínima de 6 meses y máxima de 2 años. El convenio colectivo podrá indicar otra duración, pero en ningún caso podrá exceder estos límites. Ojo, también puede ser que limite el uso de este tipo de contrato para determinados puestos o categorías.

  • Contrato de formación:

La duración mínima del contrato de formación y aprendizaje será 1 año, y la máxima 3. No obstante, en convenio colectivo podrán fijarse otras duraciones, no pudiendo ser nunca la duración mínima inferior a 6 meses, ni la máxima superior a 3 años. También en estos contratos, es fundamental consultar el convenio colectivo para ver si está permitido para ese puesto y sus condiciones.

 

Salario del contrato:

  • Contrato de prácticas:

La retribución del contrato en prácticas no podrá ser inferior al 60% o 75% durante el primer año y segundo, respectivamente, respecto del salario fijado en convenio para un trabajador con un contrato convencional que realice el mismo puesto. El sueldo nunca podrá estar por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Esto quiere decir que, el salario durante 2019 para los contratos de prácticas no podrá ser inferior a 900 €, de acuerdo al SMI publicado de este año.

  • Contrato de formación:

El salario de un contrato de formación y aprendizaje será el establecido en convenio colectivo, y en su defecto, nunca podrá ser inferior al 75% sobre el SMI durante el primer año de contrato, y el 85% durante el segundo o tercero.

Puedes ampliar información sobre el salario del contrato de formación y sus cotizaciones en este artículo.

 

Jornada del contrato:

  • Contrato de prácticas:

El contrato de prácticas se puede formalizar a tiempo parcial o jornada completa.

  • Contrato de formación:

El contrato de formación y aprendizaje siempre será a jornada completa. De la cual, el trabajador destinará el 75% a realizar trabajo efectivo, y el 25% para formarse de forma teórica, durante el primer año. Estos porcentajes variarán durante el segundo o tercer año, siendo 85% de trabajo y 25% de formación.

En ambos contratos, la jornada deberá estar perfectamente delimitada e indicada en el contrato, y será respetada por empresa y trabajador.

 

Bonificaciones en los seguros sociales:

  • Contrato de prácticas:

La reducción en los seguros sociales del contrato en prácticas ha sido derogada para las nuevas altas desde el 1 de enero de 2019. Por lo que actualmente, esta modalidad no tendría bonificaciones asociadas, sólo en el caso de colectivos con discapacidad reconocida.

  • Contrato de formación:

El contrato de formación y aprendizaje es muy interesante para la empresa, ya que es la única modalidad actualmente que permite aplicar 3 bonificaciones mensuales, durante toda la duración del contrato:

  1. Bonificación del 100% de los Seguros Sociales (Reducción, si el trabajador no está inscrito en Garantía Juvenil).
  2. Bonificación del 100% del coste de la formación teórica inherente al contrato.
  3. Bonificación adicional para la empresa de entre 60 y 80 euros (según la plantilla).

La bonificación en los seguros sociales será del 75% en el caso de grandes empresas, con más de 250 trabajadores en plantilla.

 

La formación del contrato:

La formación es algo que caracteriza al contrato de formación y aprendizaje ya que, durante toda su vigencia, el trabajador va a recibir una formación oficial de Certificado de Profesionalidad, que podrá realizar online con un centro acreditado por el Servicio Público de Empleo Estatal, como Grupo2000.

El trabajador que realiza un contrato en prácticas ya obtuvo esa formación, puesto que debe acreditar los estudios finalizados, previamente al alta, que posibilitan su acceso a esta modalidad. Por tanto, no tendrá formación teórica durante su contratación. Y adquirirá de forma práctica, en su puesto de trabajo, los conocimientos que le permitirán completar su preparación.

Para cualquier duda, estamos a vuestra disposición en el teléfono 958 806 760, o en nuestro chat online.

 

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad para aclarar estas dudas. ¿Te ha gustado? ¡Gracias por compartir!

 

También te pueden interesar estos artículos:

Cómo tramitar un contrato de formación y aprendizaje

Cómo bonificar un contrato de formación y aprendizaje

Así es la nueva bonificación adicional del contrato de formación

 

Fuente: Guía de contratos del SEPE, Estatuto de los trabajadores y normativa vigente en 2019.

Ir al contenido