fbpx

En las próximas semanas se espera la aprobación de la nueva normativa que regule el trabajo a distancia. En Grupo2000 hemos tenido acceso al borrador y seguido las últimas negociaciones del Gobierno, para adelantarte todos los detalles. Así es el borrador de la nueva Ley del teletrabajo o trabajo a distancia

Normativa vigente para el trabajo a distancia del Estatuto de los Trabajadores

Hasta que se publique la nueva norma del teletrabajo, la regulación que debes cumplir la encontramos en el artículo 13 sobre el trabajo a distancia del Estatuto de los Trabajadores.

Esta modalidad de trabajo requiere de un acuerdo por escrito entre empresa y trabajador y de la aplicación de lo establecido en la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales.

Los trabajadores tendrán los mismos derechos que los trabajadores en modalidad presencial (excepto si alguno de ellos corresponde a la prestación presencial laboral) y a la retribución total establecida para su grupo profesional y funciones.

Obviamente, la declaración del estado de alarma obligó a que muchas empresas tuviesen que continuar su actividad mediante el teletrabajo de forma excepcional, en la que no se pudieron cumplir con algunas de estas obligaciones.

Por este motivo, el artículo 5 del Real Decreto Ley 8/2020 estableció el “carácter preferente del trabajo a distancia como una medida excepcional” con el objetivo de garantizar que la actividad empresarial se pudiese continuar.

Entendiendo como cumplida la obligación de efectuar la evaluación de riesgos, en los puestos en los que no estuviera previsto el teletrabajo antes del estado de alarma, a través de una autoevaluación voluntaria del trabajador.

Firmafy, firma electrónica para las empresas

Así es el borrador de la nueva ley del teletrabajo o trabajo a distancia

Antes del Covid-19, menos del 10% de trabajadores a nivel nacional teletrabajaban. Esta cifra se ha multiplicado en estos meses, superando el 30%.

Este hecho obliga a abordar de forma urgente la reforma del citado artículo 13, que ya se había quedado obsoleto e insuficiente.

Con este fin, se prevé que el Gobierno apruebe antes de que finalice septiembre la nueva norma del teletrabajo. La futura norma pretende equilibrar las ventajas del teletrabajo entre empresa y trabajador, para ello, entrará a regular los siguientes aspectos:

Definifición del concepto de teletrabajo y trabajo a distancia

La Ley entra a diferenciar lo que se considerará trabajo a distancia y teletrabajo respecto del trabajo a distancia ocasional y presencial, de cara a la aplicación de la norma:

El trabajo a distancia será el que se presta en el domicilio del trabajador o lugar escogido durante su jornada o parte, de forma no ocasional.

El teletrabajo se llevará a cabo mediante el uso de sistemas informáticos o telemáticos.

Igualdad de trato y no discriminación del trabajador a distancia

Las personas que trabajen a distancia deberán tener los mismos derechos, condiciones laborales, retribución, promoción, conciliación, que el personal que acude al centro de trabajo, excepto si son inherentes a la actividad presencial.

No se podrán modificar las condiciones pactadas, especialmente en lo relativo a la jornada y salario. En los complementos salariales se tendrán en cuenta los factores del trabajo a distancia para que estas personas no se vean penalizadas.

Exclusiones del teletrabajo o trabajo a distancia

Aunque en un principio el contrato de prácticas y contrato de formación estaban excluidos del trabajo a distancia, ahora se plantea que puedan teletrabajar si al menos el 50% de la jornada es presencial.

Quedarán excluidos del teletrabajo los menores de 18 años al ser considerado un trabajo de especial peligrosidad para ellos. Dicha consideración de «peligrosidad» asociada al teletrabajo está siendo criticada por diferentes entidades, ya que no está incluido como tal en el listado de actividades con especial peligrosidad.

Acuerdo para el teletrabajo o trabajo a distancia. Será obligatorio

El trabajo a distancia deberá ser siempre voluntario tanto para empresa, como para trabajador, por ello la nueva norma exige que haya un acuerdo previo firmado entre ambos.

Este acuerdo deberá realizarse por escrito, bien sea en el contrato inicial o en un documento posterior, antes de que se inicie el trabajo a distancia.

Deberá recoger los cambios en las condiciones de prestación de servicios a distancia, tras acuerdo entre empresa y trabajador.

Igualmente, la empresa tendrá que entregar una copia de todos los acuerdos de trabajo a distancia al representante legal de los trabajadores antes de 10 días.

Una novedad importante que incluye la nueva redacción del borrador es la obligación de remitir una copia básica del acuerdo firmado a la oficina de empleo.

Este acuerdo también será obligatorio para los trabajadores que ya estuviesen teletrabajando antes, deberá formalizarse antes de un mes, tras la entrada en vigor de la ley.

Contenido mínimo obligatorio del acuerdo de trabajo a distancia o acuerdo de teletrabajo:

  • Inventario del equipamiento necesario para teletrabajar.
  • Enumeración y compensación de los gastos directos del trabajador a distancia. En las últimas negociaciones se elimina la referencia a los gastos indirectos, que tendrían que ser especificados en el convenio colectivo, en su caso. Y en cuanto a los gastos directos, se ha flexibilizado su compensación, ya no se aplicaría a la «totalidad de los gastos».
  • Horario de trabajo y reglas de disponibilidad.
  • Distribución entre el trabajo presencial y a distancia.
  • Centro de trabajo al que pertenece.
  • Lugar desde donde teletrabajará.
  • Medios de control empresarial de la actividad, si existen.
  • Duración del acuerdo.
  • Instrucciones dictadas por la empresa, previa consulta de los representantes, para la protección de datos y seguridad de la información especificas para el trabajo a distancia.

Si necesitas firmar online este acuerdo con tus trabajadores, para evitar la firma presencial, te recomendamos utilizar Firmafy. Es un sistema de firma electrónica sencillo con validez jurídica. Tiene una versión gratuita y las versiones de pago permiten incluso el envío masivo para la firma a todos los trabajadores en una sola gestión.

¿Qué ocurre con el teletrabajo por causa de fuerza mayor?

Aunque en un primer momento la norma establecía que en caso causa de fuerza mayor se podría continuar la actividad mediante teletrabajo, finalmente se ha eliminado ya que en cierta forma daba prioridad al teletrabajo sobre otras medidas como la suspensión o reducción, circunstancia a la que no todas las empresas podían adaptarse. Veremos si el texto definitivo hace alguna alusión.

¿Qué sucede con los trabajadores que ya teletrabajaban antes de la norma?

Los trabajadores que ya estuviesen teletrabajando antes de la norma también que firmar un acuerdo con su empresa sobre las condiciones del teletrabajo.

Se les aplicará esta norma igualmente, pero esto no implicará ninguna compensación, absorción o desaparición de derechos o condiciones más beneficiosas que estuviesen disfrutando.

Trabajadores con acceso prioritario al teletrabajo o trabajo a distancia

Habrá trabajadores que tendrán prioridad para el acceso al teletrabajo, como las personas que tengan necesidades de conciliar su vida profesional y laboral (artículo 34,8 ET), para ejercer el derecho a lactancia natural, víctimas de violencia de género y de terrorismo.

Estas personas tendrán derecho a revertir esta modalidad y volver a su puesto cuando acaben esas circunstancias y tendrán prioridad a la reversión de su modalidad frente a otros trabajadores para ocupar las vacantes presenciales.

Modificaciones en el trabajo a distancia y porcentaje de presencialidad

El trabajador a distancia podrá pasar a realizar trabajo presencial o modificar el porcentaje que realiza presencial de forma voluntaria. La decisión de teletrabajar será voluntaria y reversible para empresa y trabajador y se deberá comunicar la solicitud en un plazo previo establecido en el acuerdo para dicho aviso.

Inicialmente, se regulaba un derecho del trabajador a revertir el teletrabajo, la norma finalmente no entrará a definirlo y hace remisión a posibles negociaciones en convenio colectivo. Esto implica que la decisión de volver al trabajo presencial no dependerá sólo del trabajador.

No obstante, la norma dará prioridad al trabajador a distancia para ocupar vacantes que surjan en modalidad presencial.

La no adaptación al teletrabajo, la negativa a cambiar su modalidad a distancia o la solicitud de revertir el teletrabajo no serán causas de despido.

El punto más conflictivo en la negociación es sobre el porcentaje mínimo de teletrabajo para ser considerado trabajo a distancia que parece que, según el último acuerdo alcanzado, sería de un 30% sobre el total de la jornada. Es decir, si el trabajador realiza al menos 1,5 días de teletrabajo a la semana, la empresa ya estaría obligada a firmar un acuerdo de teletrabajo.

Para la patronal este porcentaje es demasiado bajo y opinan que podría desincentivar la implantación de medidas de flexibilización que ya aplican empresas que permiten teletrabajar un día a la semana.

Derechos de los trabajadores a distancia

El borrador incluye una serie de derechos que deberán garantizarse en los trabajadores a distancia o modalidad de teletrabajo:

  • Derecho a la formación: se garantizará el acceso en igualdad de condiciones y la formación necesaria para teletrabajar. No podrán sufrir perjuicio en ninguna de sus condiciones laborales.
  • Derecho a la promoción profesional: se les deberá informar por escrito de las oportunidades que existan, aunque sean presenciales.
  • Derecho a recibir los medios suficientes: se les entregarán los equipos necesarios según el inventario del Acuerdo para teletrabajar.
  • Derecho a la compensación de gastos: la empresa deberá compensar los gastos directos relacionados con los equipos y medios vinculados a su actividad laboral. Se podrán incluir complementos específicos en el convenio colectivo.
  • Derecho a un horario flexible: el trabajador podrá alterar el horario de trabajo, respetando la normativa de trabajo y descanso, conforme a los límites que se hayan establecido en el Acuerdo de teletrabajo firmado con la empresa. Es decir, sólo se permitirá el horario flexible si se pacta con la empresa, no por defecto.
  • Derecho al registro horario: el sistema de registro horario deberá incluir el inicio, fin de la jornada, tramos de actividad, tiempo de activación de equipos, tiempo de preparación para las tareas y entrega. Sin perjuicio de la flexibilidad horaria. La nueva redacción faculta a la empresa para adoptar las medidas que estime oportunas para la vigilancia y control para verificar que el trabajador cumple sus obligaciones, siempre que sean medios que respeten su dignidad.
  • Derecho a la prevención de riesgos laborales: la evaluación deberá tener en cuenta las características del puesto, incluyendo tiempo de disponibilidad, descansos, desconexiones. La empresa deberá informarse sobre los riesgos para poder prevenirlos. Si se produce una visita al lugar preventiva, deberá ser autorizada por el trabajador y se emitirá informe por escrito.
  • Derecho a la intimidad y protección de datos: el uso de medios telemáticos deberá respetar los derechos del trabajador. La empresa no podrá exigir instalar programas en dispositivos propiedad del trabajador, ni exigir el uso de estos ordenadores para teletrabajar. En negociación colectiva se podrán desarrollar estos aspectos.
  • Derecho a la desconexión digital: los trabajadores tendrán derecho a la desconexión fuera de su horario de trabajo. La empresa deberá garantizar el derecho a la desconexión, limitando el uso de medios de comunicación empresarial en horario de descanso y respetando la duración máxima de su jornada. Se podrá desarrollar en convenio colectivo.
  • Derechos colectivos: deberá garantizarse el acceso a la comunicación con los representantes de los trabajadores y actividades organizadas por estos. Así como los derechos de naturaleza colectiva. La empresa deberá facilitar los medios necesarios.

El nuevo borrador de la Ley del Teletrabajo mantiene un periodo transitorio de 3 años para aplicar la norma a las relaciones laborales que ya estuviesen reguladas por acuerdo o convenio colectivo que no prevean un periodo de vigencia.

El trabajo a distancia ocasional por fuerza mayor familiar

A pesar de que inicialmente el borrador incluía el derecho de teletrabajar hasta un máximo de un 60% sobre su jornada normal, si fuese posible, para los casos de enfermedad o accidente de un familiar de hasta segundo grado por consanguinidad, la nueva redacción lo elimina y remite al convenio colectivo, donde se tratarían los detalles para evitar perpetuar roles y fomentar la corresponsabilidad.

En convenio colectivo y planes de igualdad podrán establecerse las mejoras de estas condiciones.

Nuevas sanciones e infracciones relacionadas con el teletrabajo

No formalizar por escrito el contrato de trabajo o no formalizar el acuerdo de trabajo a distancia en los términos de la norma será considerado será considerado una infracción grave, con multas entre 626 y 6.250 euros, en función de su gravedad.

Obviamente todo esto es todavía un borrador, habrá que esperar a la publicación de la norma en el BOE para ver todos los detalles. En cuanto se publique, os informaremos de todo.

¿También has teletrabajado en estas semanas? ¿Qué te parece esta reforma normativa? Nos encantará leer tus comentarios. Escríbenos más abajo.

contrato para la formación y el aprendizaje

Fuente: Borrador de la Ley del Trabajo a distancia, Estatuto de los Trabajadores, LISOS, Ley 36/2011, ElDiario, ElEconomista.

Estas son algunas de las últimas noticias de nuestro blog:

Ir al contenido