fbpx

Bruselas ha aprobado una normativa que afecta de lleno a la industria alimentaria. Estas son las nuevas obligaciones para las empresas alimentarias a partir de abril de 2020: 

La Comisión Europea, ha modificado el Reglamento UE 1169/2011 que regula la información facilitada al consumidor cuyo fin es garantizar la seguridad alimentaria.

Ya desde 2011 era obligatorio indicar el origen de los alimentos. La novedad es que ahora, todas las empresas alimentarias estarán obligadas a informar sobre el origen del ingrediente primario.

Esta información debe ser claramente legible y cualquier consumidor debe poder entenderla, es decir es válido usar códigos.

Estos datos deben incluir el país de origen del ingrediente primario y el país de procedencia del alimento.

Si solamente se decide incluir el país de procedencia porque existen varias fuentes de suministro se deberá «establecer un marco que tenga en cuenta las circunstancias de la transformación de alimentos», facilitando una información que sea sencilla.

Este cambio normativo será aplicable a partir del 1 de abril de 2020. Todas las empresas alimentarias deberán actualizar su etiquetado para adaptarse.

El nuevo texto se ha aprobado de forma urgente para evitar nuevos escándalos en el sector alimentario, como los recientes en el sector cárnico, por productos de origen polaco que se ofrecían como si fuesen españoles.

 

Obligaciones para las empresas en materia de seguridad alimentaria

Desde 2014, fecha en que entró en vigor el citado Reglamento, ya existen otras obligaciones en materia alimentaria que recordamos a continuación:

 

  • Es obligatorio el etiquetado relacionado con alérgenos y componentes alimentarios.
  • Debe existir un análisis de peligros y puntos de control crítico, conocido como APPCC. Las empresas deben elaborar un informe que identifica los posibles riesgos de contaminación alimentaria y unas normas para prevenir la intoxicación alimentaria.
  • A partir de abril, también tendrán que especificar el lugar de origen del componente principal, si se trata de una empresa alimentaria.

 

Esta normativa puede afectar a cafeterías, restaurantes, panaderías, pastelerías, comercios minoristas, suministradores de alimentos, comedores, etc.

Es una normativa cuyo fin es proteger al consumidor y prevenir incidentes por intoxicaciones alimentarias o alergias.

Su incumplimiento, además de poner en peligro la salud de los clientes, puede suponer sanciones de hasta 600.000 €.

Para poder aplicar correctamente estas obligaciones alimentarias, la formación de tu plantilla es fundamental. Son materias que normalmente el personal desconoce y un error con un cliente puede tener consecuencias nefastas para tu negocio.

A pesar de que ya han pasado varios años desde su entrada en vigor, todavía hay empresas que no le dan la importancia que merece, cartas en restaurantes que no identifican adecuadamente los alérgenos de los alimentos y personal que desconoce qué productos los contienen.

Formar a tu plantilla es proteger tu negocio. En nuestro catálogo puedes encontrar cursos especializados en alergias alimentarias y APPCC:

 

Catálogo de Cursos de Seguridad Alimentaria

Ir al contenido