fbpx

Faltar al trabajo, aunque esté justificado, es causa de despido según el Tribunal Constitucional. En este artículo te contamos todo sobre la última sentencia sobre las ausencias reiteradas al trabajo.

El conflicto surge a raíz de una cuestión de inconstitucionalidad planteada por una trabajadora, despedida por causas objetivas, porque se ausentó 9 días hábiles de 40, en el periodo de 2 meses.

La trabajadora alegaba una «evidente amenaza de coacción hacia el trabajador enfermo al disuadirle de permanecer en situación de incapacidad temporal por temor a ser despedido».

Según el Constitucional, esta circunstancia no se advierte en este supuesto, ya que la empresa se limita a despedir a la trabajadora basándose en un criterio objetivo de absentismo. Y sólo se desestimaría el despido si existiese un riesgo importante de lesión, se generase un peligro para la salud del afectado o fuese una enfermedad grave o de larga duración. No sucedía en esta ocasión, ya que la causa de despido no era por estar enferma, sino por el elevado número de faltas de asistencia a su puesto.

El Tribunal reconoce la capacidad de la empresa para despedir en virtud del artículo 52, apartado d, del Estatuto de los Trabajadores, que establece que podrá extinguirse el contrato de por causas objetivas cuando haya faltas de asistencia intermitentes, aunque estén justificadas, cuando alcancen el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos.

Esto podrá producirse siempre que el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores sea de un 5% sobre el total de jornadas hábiles o un 25% en 4 meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses.

A efectos de cómputo del número de ausencias, según el Estatuto de los Trabajadores, no se podrán incluir las motivadas por:

  • Huelga.
  • Para realizar actividades de representación legal de los trabajadores
  • Accidente de trabajo
  • Maternidad o paternidad.
  • Riesgo durante el embarazo y lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia.
  • Licencias y vacaciones.
  • Enfermedad o accidente no laboral, cuando la baja se acuerde por los servicios sanitarios y tenga una duración de más de 20 días consecutivos.
  • Violencia de género (cuya situación esté acreditada por los servicios sociales).
  • Tratamientos de cáncer o enfermedad grave.

 

¿Qué te parece esta sentencia? Nos encanta leer tus comentarios, ¿nos dejas uno más abajo? ¡Muchas gracias!

 

Más noticias que te pueden interesar:

El Supremo abre la puerta a que el salario mínimo pueda ser embargado

Las empresas que renunciaron a SII en la gestión del IVA se pueden ver afectadas por esta sentencia

No se necesita factura para desgravar un gasto según esta sentencia

¿Qué situaciones interrumpen el cómputo de un contrato de formación?

Ir al contenido