fbpx

La crisis económica generada tras la aparición de la Covid-19 sumada a la dificultosa tarea que supone para algunos trabajadores la búsqueda de empleo ha provocado que muchos de ellos opten por el autoempleo.

En estos casos, son muchas las dudas que asaltan a los autónomos a la hora de emprender.

Es muy importante seguir el orden de las gestiones para darse de alta como trabajador autónomo, ya que cualquier mínimo error puede conllevar la pérdida de algunas ayudas o incurrir en sanciones.

Te contamos cuáles son los 10 errores más comunes al darte de alta como autónomo para ayudarte a gestionar el trámite de manera correcta y evitar equivocaciones.

 

1. Darte de alta primero en Hacienda y después en la Seguridad Social (RETA)

Esto es un gran error. Lo correcto es darse de alta en la Seguridad Social para posteriormente hacerlo en Hacienda.

No olvides que la Administración te obliga a formalizar el alta en Seguridad Social en los 60 días anteriores al comienzo de la actividad emprendedora.

Si no te acuerdas de tramitar el alta en Hacienda, puedes percibir sanciones que tendrán una cuantía de entre 300 y 3.000 € y perderás el derecho a percibir algunas ayudas y bonificaciones.

Además, tendrás que pagar las cuotas que correspondan con un recargo del 20%.

Lo ideal sería darse de alta el mismo día en ambos organismos para que verifiquen los trámites y su efectividad sea en la misma fecha.

En el caso de que la actividad económica que vayas a realizar sea de corta duración y esporádica por lo que no factures el mínimo establecido sí tienes la opción de darte de alta únicamente en Hacienda y no en el RETA.

 

2. Olvidarte de las ayudas y de las bonificaciones a las que te puedes acoger como autónomo

Esto es algo muy importante y es esencial que estudies todas y cada una de las ayudas y bonificaciones disponibles antes de darte de alta como autónomo.

Las ayudas y bonificaciones no tienen carácter retroactivo, por tanto, si te olvidas de solicitarlas ya no podrás volver atrás.

Tienes que evaluar qué ayudas y bonificación se ajustan más a las características de tu negocio y cuál va a tener mejor y mayor repercusión para el mismo.

Si quieres acogerte a la tarifa plana es esencial que cuando realices los trámites especifiques que eres un nuevo autónomo en el momento en el que te vayas a dar de alta.

Si eres un joven menor de 30 años tienes disponible una bonificación adicional del 30% en la cuota común durante los 12 meses siguientes a la tarifa plana.

Los trabajadores autónomos con discapacidad también pueden disfrutar de una bonificación de más del 33%.

Recuerda que una vez que tramites al alta y te conviertas en autónomo no podrás aplicar ninguna bonificación de manera posterior.

 

3. No optar por el pago único de la prestación de desempleo

Si deseas capitalizar el paro para emprender tienes que solicitar el Pago Único en el SEPE antes de que comience tu actividad empresarial.

Como autónomo puedes solicitar y obtener en un solo pago la cantidad con el límite máximo del 60% del importe de la prestación pendiente de percibir.

Este límite aumenta hasta el 100% de la prestación total para hombres de hasta 30 años y mujeres de hasta 35 años.

Una vez que recibas la resolución y te reconozcan tu derecho a recibir el Pago Único del paro, dispondrás de un mes para tramitar tu alta en la Seguridad Social e iniciar la actividad.

El importe por la capitalización del paro tiene que ser destinado de manera exclusiva a la financiación de los gastos para iniciar tu actividad como autónomo, ya que, de lo contrario, y de usarlo para otros fines te impondrían una sanción grave.

Esto se debe a que el hecho de capitalizar el paro supone que estés en la obligación de invertirlo en tu negocio como autónomo.

 

4. No seleccionar de manera correcta el epígrafe del IAE

El epígrafe del IAE (impuesto sobre actividades económicas) es un código que identifica la actividad económica que se va a poner en marcha.

Cada actividad tiene su propio epígrafe del IAE, por lo que dependiendo del epígrafe que elijas, este determinará la forma en la que tributarás una vez que comiences a ejercer como autónomo.

Puedes darte de alta en tantos epígrafes como actividad tengas, sin costes adicionales.

Es importante que señales el epígrafe correcto ya que la Agencia Tributaria podría poner una sanción, que parte de 250 €.

 

5. Comprar material, mobiliario o contratar servicios antes de darte de alta en Hacienda

Un error muy común es comenzar a comprar material, mobiliario o contratar servicios antes de que gestiones tu alta como autónomo.

En este caso, la Agencia Tributaria podría considerar que ese gasto no es deducible e imponer una sanción por no haber gestionado de manera adecuada tu alta y haberte saltado un trámite administrativo formal.

Si quieres realizar compras o contratar servicios antes de gestionar tu alta como autónomo puedes hacerlo presentando el modelo 036/037 e indicar que vas a realizar dichas compras antes de estar dado de alta como trabajador por cuenta propia.

Cursos para ERTES

6. Marcar la casilla de Responsabilidad Civil antes de ir al notario

Si marcas la casilla de Responsabilidad Civil estarás protegiendo tu negocio ante un posible embargo si tienes problemas con los gastos de tu negocio.

Es muy importante, que no se te olvide, ya que limita tu responsabilidad por problemas que hayan podido surgir durante tu actividad empresarial.

Para marcar esta casilla, tienes que ir a un notario y realizar una escritura, para posteriormente, ir al registro para inscribirla.

¿Por qué tienes que ir a un notario? Hacienda podría solicitarte la documentación firmada ante notario y si no la tienes, te podría imponer una sanción.

 

7. Señalar la casilla 600

En el modelo 036/037 hay que tener muchísimo cuidado. Si marcas por error la casilla 600 tendrás que presentar de manera obligatoria el modelo 130.

Lo ideal es no marcar esta casilla ya que, si se te olvida presentar el modelo 130, Hacienda podría sancionarte.

 

8. No elegir la mutua en base a criterio de prestaciones

Como autónomo tienes la obligación de elegir una mutua, pero tienes que tener en cuenta que no todas las mutuas son buenas opciones.

Por eso, esta decisión no se puede tomar de manera precipitada.

Tienes que estudiar las necesidades de tu negocio y tu propuesta empresarial para decantarte por la mutua más adecuada para ti.

 

9. No reflejar tu vivienda en el registro de Hacienda

Si teletrabajas tienes que reflejar que desarrollas tu actividad en casa y especificar cuántos metros cuadrados tiene tu vivienda en el modelo 036/037 para poder deducir gastos como el del alquiler o la hipoteca.

Si se te olvida, no podrás deducir absolutamente nada.

Recuerda que las facturas, el alquiler, la hipoteca, etc, tienen que estar a tu nombre para que los gastos sean deducibles.

 

10. La base de cotización mínima como sistema para reducir costes no es siempre buena idea

Como autónomo puedes modificar la base de cotización dependiendo de cuáles sean tus intereses en cada momento.

Optar por la base de cotización mínima no siempre es lo mejor para tu actividad. Todo depende de los ingresos que tengas, de lo que hayas cotizado hasta el momento o de tu edad.

A partir de los 47 años verás limitada tu base de cotización y tendrás que contar con una base de cotización igual o superior a 2.052 €.

Cotizar por contingencias profesionales es una buena opción porque asegura prestaciones por cese de actividad o enfermedad.

 

Esperamos que este post te sirva de ayuda y como guía para darte de alta como autónomo sin problemas y puedas disfrutar de tu actividad empresarial con todas las garantías posibles.

No olvides dejarnos tu opinión más abajo, ¡nos encanta leerte!

Formación bonificada para empresas de Grupo2000
Ir al contenido